''¡Aceptación! ¡Este es el mejor principio de una rutina de belleza!''

Siempre me preguntan cual es mi secreto de belleza, ¿Cómo me cuido? ¿Qué como? Todos quisieran saber ese elemento ¨milagroso¨ para verse bien y la realidad es que no existe.

Para nosotras, todo lo externo como estar lindas, arregladas y vernos bien es importante. Sin embargo, no lo es todo: Lo realmente importante es sentirnos bien con nosotras mismas.  Si te sientes frustrada, amargada y sin amor propio, estos sentimientos se van a reflejar en tus actitudes y tu forma de relacionarte con tu familia, amigos, compañeros, con quien vives, y es ahí donde los pensamientos positivos hacia ti, olvidarte del que dirán, no querer parecerte a nadie, confiar en ti, valorarte, decirte cosas lindas y sobre todo agradecer porque estás viva hará que proyectes una buena actitud y te harán ver hermosa.

¡Aceptación! ¡Este es el mejor principio de una rutina de belleza!

A través de los años lo aprendí y lo practico todos los días: hablarme con amor. El amor propio de la mano de los buenos hábitos son una combinación poderosa para sentirnos y vernos bien.

Otro ritual de belleza que practico diariamente es el cuidado de mi piel, siempre busqué los mejores ingredientes para cuidarla de la manera más natural posible, probé muchos productos hasta que encontré los que más me gustaron, de ahí sale mi marca PR by Paola Rey, de mi experiencia personal al cuidado de mi piel, una línea elaborada con los mas altos estándares de calidad y los mejores ingredientes.

Todos los días con el rostro muy limpio me aplico el gel para contorno de ojos, la crema anti polución y el bloqueador solar, y en las noches es muy importante desmaquillarse ya que es el momento en el que la piel respira, se regenera, y produce vitaminas y minerales, por estas razones debe estar limpia y nutrida, así que no me voy a dormir sin antes aplicar de nuevo mi contorno de ojos y mi crema nutritiva.

Practiquemos todos los días rutinas llenas de amor para nosotras, porque la belleza nace del alma y reluce en tu piel.

Paola Rey